Imagen: REUTERS/Agustin Marcarian
Categorías
America Economia Noticias

Deuda argentina se desploma sin pausa y el riesgo país sumó un nuevo récord

Los bonos soberanos de Argentina renovaron este miércoles niveles mínimos históricos y el riesgo país trepó a récord por la manifiesta desconfianza de los inversores. Esto tras el cambio abrupto del ministro de economía, lo que aumentó las dudas económicas en medio de un complejo horizonte coyuntural.

La heterodoxa Silvina Batakis asumió el cargo el lunes tras la intempestiva renuncia de Martín Guzmán como titular de Hacienda. Este dejó la cartera el fin de semana aduciendo una fuerte oposición a su gestión.

«Luego de la renuncia de Guzmán y su equipo el escenario base es peor», sostuvo el agente de liquidación y compensación Neix. «La ministra cuenta con poco margen de tiempo para mostrar resultados (…) El escenario base es de mayor incertidumbre con impacto directo sobre la inflación y los tipos de cambio», agregó.

«Inversores esperando señal política» en Argentina

Javier Timerman, socio de Adcap Grupo Financiero, sostuvo que «no creo que sea Batakis la culpable de cómo reaccionen los mercados. Los mercados no reaccionar bien porque los inversores están esperando desde un tiempo una señal política que no se dio (el fin de semana)».

Lee también Irán arresta a extranjeros por supuesto espionaje

Argentina debe cumplir metas trimestrales pactadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Esto en medio de una galopante inflación, la desaceleración de la actividad económica y presiones cambiarias. Las cuales complican el rol del banco central (BCRA) y la acumulación de reservas, lo que derivó en recientes restricciones al sector importador.

Batakis avala el programa que Argentina firmó con el FMI para renegociar 44.000 millones de dólares y trabajará constructivamente con el prestamista global. Así lo dijo la directora gerente del organismo, Kristalina Georgieva.

La cobertura de carteras en dólares y las obligaciones para cancelar compromisos energéticos, llevaron a que la autoridad monetaria siguiera perdiendo reservas por tercera jornada consecutiva. Al tiempo que ampliaba la emisión para afrontar las compras de los bonos, coincidieron operadores.

La deuda extrabursátil perdió un 2,4% promedio, sumándose al desplome del 3,6% en la víspera con el derrotero constante de ventas, arrastrándose así una baja del 21,6% desde abril pasado.

«Son ruedas difíciles para los activos argentinos», dijo Portfolio Personal Inversiones. «Esto responde a la expectativa generada por el cambio en el Ministerio de Economía. Y habrá que ver la dirección de las medidas que se tomen de ahora en más», acotó.

El riego país medido

El riesgo país medido por el banco JP.Morgan subía 54 unidades, a 2.696 puntos hacia las 2000 GMT, luego de trepar al récord intradiario de 2.728 unidades. Bien lejos de los 1.696 puntos registrados a finales de 2021 y los 1.083 de septiembre del 2020 cuando se reinició el indicador luego de un millonario canje de deuda privada.

Fuentes del mercado insistieron nuevamente con que el BCRA y el ente de jubilaciones Anses recompraron bonos durante todo el miércoles para amortiguar el derrumbe de los precios.

El peso interbancario se depreció un 0,15%, a 126,36/126,39 por dólar, con la intervención del BCRA que debió vender unos 90 millones de dólares y perder unos 560 millones en el transcurso de julio, dijeron operadores.

Pese a que Batakis dijo sentirse cómoda con el actual nivel del peso oficial, la economista Milagros Grismondi afirmó en declaraciones televisivas que «el tipo de cambio acumula un atraso (anual) del 24%».

La moneda doméstica en la franja marginal o «blue» se apreció a 250 por dólar. Esto luego de marcar un piso histórico de 280 unidades el lunes en medio de una creciente incertidumbre inversora. En otros segmentos alternativos, el peso bursátil «contado con liquidación» (CCL) cerró a 284,3 unidades y hasta 269,7 en el denominado «dólar MEP».

Por su parte, el índice bursátil S&P Merval ganó un 2,58%, a 95.075,87 unidades como cierre provisorio, destacándose las compras de oportunidad segmentadas sobre acciones que sirven de resguardo ante la inflación y la devaluación.

A los problemas propios de la tercera economía de América Latina, se suma la presión sobre las naciones emergentes la decisión manifiesta de la Reserva Federal estadounidense de mantener el alza de tasas por las presiones inflacionarias.

Síguenos en Twitter para más noticias internacionales.