Paraguay levanta todas las medidas sanitarias de la pandemia excepto una

REUTERS/Cesar Olmedo

El Gobierno paraguayo resolvió este martes levantar todas las medidas sanitarias impuestas en el marco de la pandemia de coronavirus. Excepto el uso de tapabocas y la exigencia del esquema de vacunación para quienes ingresan al país.

El jefe de gabinete de la presidencia paraguaya, Hernán Huttemann, dijo a periodistas que los decretos que se han firmado los últimos dos años con restricciones para evitar los contagios no se renovarán. Esto ya que el Gobierno quiere volcar todo su esfuerzo a incentivar la vacunación contra el COVID-19.

«El contexto en el que surgieron estos decretos era diferente al que estamos viviendo (…) hoy la realidad de nuestro país es distinta, contamos con la vacuna y aprendizajes para convivir con este virus», dijo Huttemann.

Lee también La Reina Isabel cancela una reunión virtual por persistentes síntomas de COVID-19

«La decisión de la presidencia es no volver a dictar un decreto que establezca medidas sanitarias (…) los esfuerzos del gobierno se van a volcar totalmente a incentivar la vacunación porque creemos que es la clave para salir de esto», agregó.

La decisión deja sin efecto medidas restrictivas en comercios, oficinas, instituciones educativas, locales gastronómicos, eventos sociales, deportivos y religiosos, así como visitas a centros penitenciarios.

El uso obligatorio de mascarillas en lugares cerrados o abiertos donde no se pueda guardar distancia física sigue vigente, dijo el funcionario. Esto ya que está contemplado en una ley aprobada por el Congreso, al igual que las disposiciones del ministerio de Salud Pública para la entrada al país.

Lee también AstraZeneca logra con éxito un ensayo sobre el cáncer de mama

Paraguay exige a los viajeros el esquema de vacunación completo y el test PCR a aquellos procedentes de países fuera del Mercosur o limítrofes.

Los casos de COVID-19 bajaron las últimas dos semanas tras la fuerte ola que se inició a finales de diciembre con la llegada de la variante ómicron. Menos de la mitad de la población de 7 millones de habitantes recibió dos dosis de la vacuna.