Saltar al contenido

Hombre descubre que su esposa nunca estuvo embarazada en funeral de sus hijos

02/12/2021

Un hombre asistió al funeral de sus hijos gemelos sólo para enterarse que su esposa jamas estuvo embarazada y que le mintió por 9 meses.

Un insólito escenario se vivió en Daguestán cuando un hombre viajó hasta la ciudad para enterrar a sus dos hijos gemelos, al observar el ataúd se percató que en realidad eran muñecos de juguete. La “madre de los jóvenes” aseguró que mintió sobre el parto por la expectación que tenía su marido de ser padre.

Daúd Daúdov viajó hasta la república de Daguestán para enterrar formalmente a sus dos hijos fallecidos en el parto. Una vez en el funeral se acercó hasta los ropajes que envolvían los “cuerpos” y se dio cuenta de que eran muñecos de juguete. La situación se registró en video y la publicó el Ministerio del Interior del país.

En el mismo sentido, la entidad subió otro metraje en donde el “padre” relató lo sucedido. Según el hombre, su pareja había dado a luz a dos gemelos el pasado 3 de febrero. En menos de una semana, la mujer le contó que sus hijos habían fallecido.

En primera instancia, el sujeto pensó que alguien le había mentido respecto a la muerte de los recién nacidos y creyó que podrían seguir con vida. No obstante, Vladímir Vladímirov, gobernador de Stávropol, informó que la mujer nunca estuvo embarazada y que, de hecho, toda la historia del nacimiento de los niños y su presunta muerte era falsa.

También puedes leer: USA: Reportan nueva variante de covid-19 en Carolina del Sur

La conclusión de la autoridad tuvo lugar luego del analisis de las bases de datos, donde no encontraron nada referente a la esposa del hombre en ningún hospital. Vladimir agregó que la mujer confirmó haber mentido durante cerca de 9 meses acerca de su embarazo, puesto que su esposo tenía muchas ganas de ser padre.

Siguiendo este punto, la involucrada aseguró que al cumplirse los 9 meses de embarazo ficticio y, ante el reproche que podría sufrir, prefirió sentenciar que los recién nacidos habían muerto. De esta manera, buscó los macabros juguetes y los colocó en el ataúd sin que nadie se percatara de ello.

Ciertamente, la susodicha se realizó un test de embarazo en junio, marcando positivo en dicha ocasión, sin embargo, una segunda prueba resultó negativa. Su marido sólo supo del primer resultado y al ver su felicidad, sólo pudo continuar con su mentira.

“Es difícil para mí explicar esto, por un lado, me di cuenta de que no estaba embarazada, por otro lado, no podía detenerme y dejar de fingir estar embarazada. (…) Engañé a todos mis familiares y a mi cónyuge, y es algo que lamento mucho» expresó.

El jurisconsulto musulmán (muftí) del territorio de Stávropol responsabilizó a la pareja en general por la situación vivida, además de ofrecer su ayuda. «Quizás el esposo construyó unas relaciones familiares no basadas en la comprensión» aseveró Zakir Sharýpov a una radio local.