Saltar al contenido

Registran protestas contra el golpe de estado propiciado por militares en Myanmar

02/04/2021

Este miércoles ciudadanos de Myanmar protestaron en contra del golpe de estado orquestado por las fuerzas militares del país. La gente se manifiesta tocando las bocinas de sus autos o con “cacerolazos”.

Luego del golpe realizado por militares en Myanmar el día martes, se realizaron múltiples llamados a la desobediencia del país. Los militares justifican su accionar acusando irregularidades en el proceso electoral que tuvo lugar el pasado 8 de noviembre de 2020.

Las movilizaciones comenzaron gracias a la acción del grupo activista Yangon Youth Network.

También puedes leer: Declaran como organización terrorista a grupo de extrema derecha “Proud Boys” en Canadá

Primeramente, las actividades iniciaron con un paro de 74 hospitales por las más de 30 ciudades que comprenden al país. La medida la realizó un conjunto de funcionarios de salud de Mandalay.

La consigna para esta oportunidad es no brindarle apoyo a un Gobierno que emplea la fuerza como método de conducta. En tanto, diversos países del globo condenaron el golpe de estado en todas sus formas dando paso al surgimiento de resistencias al nuevo mandato militar.

Al igual que ocurrió en Chile, las personas comenzaron a salir en sus vehículos a tocar la bocina como método de manifestación y, además, se organizaron cacerolazos por toda la zona.

Actualmente, es posible escuchar en las calles de la capital consignas como“¡Viva Madre Suu!”, los cuales hacen referencia a la mandataria Aung San Suu Kyi. Dicha autoridad esta bajo la detención de las fuerzas militares.

En tanto, según informa Deutsche Welle, las actuales autoridades golpistas emitieron un comunicado advirtiendo a la población que no “inciten a la insurrección” de ninguna manera. En el mismo escrito publicado por los militares llaman a la ciudadanía a cooperar con las leyes y con el actual Gobierno.

Por otro lado, el medio de noticias El País afirmó que la Unión Europea y el Reino Unido consideran este accionar como un “golpe”. Mientras tanto, Estados Unidos precisó a los militares a desistir o tendrá que aplicar medidas contra los autores.