Insólito: Técnico de cámaras de seguridad vigiló por años a mujeres en sus casas

UNITED STATES - MAY 11: An ADT Security sign sits out in front of a home in Sandy Springs, Georgia Friday, May 11, 2007. Tyco bondholder American International Group Inc. this week sued the owner of ADT security systems in an effort to block it from buying back $6.6 billion of debt as part of a plan to split into three companies. (Photo by Chris Rank/Bloomberg via Getty Images)

Un técnico de cámaras de seguridad en Estados Unidos vigiló a mujeres en sus casas gracias a su trabajo en la compañia ADT. El hombre afirmó haberlo hecho en cerca de 10 mil ocasiones.

Telesforo Avilés es el ex empleado de la compañía ADT de Estados Unidos acusado de violar la privacidad de las clientas. El sujeto se declaró culpable de ingresar ilegalmente a las más de 200 cuentas de mujeres que solicitaron el servicio de vigilancia. De esta manera, afirmó haberlo hecho durante cerca de 4 años y medio.

Tambiñen puedes leer: Ahora España comenzó a aplicar test anales para detectar el Covid-19

Las principales zonas donde actuó son Dallas y Fort Worth, Texas, según un comunicado emitido por la oficinal del Fiscal Federal del sector Norte de Texas.

El técnico de 35 años de edad no tuvo reparos en confirmar que vigiló o espió a mujeres en casi 10 mil oportunidades. El acusado preferenciada a la mujeres consideraba más atractivas con el fin de espiarlas en su intimidad.

Según relató el acusado, en múltiples instancias le comunicó a los clientes que necesitaba acceder temporalmente a sus cuentas, en otras ni siquiera se los dio a entender y simplemente se conectaba.

El Fiscal Federal Interino, Prerak Shah, señalo que “este acusado, encargado de salvaguardar las casas de los clientes, se entrometió en sus momentos más íntimos”.

Al acusado lo despidieron en abril de 2020, de modo que la compañía le indicó a la policía que un ex empleado estaba espiando a sus clientes y se mostró favorable a cooperar en los posible con la entidad.

En tanto, la investigación esta en curso y se prevé una sentencia de al menos 5 años para el perpetrador.