Defensa de Donald Trump utilizará la libertad de expresión como argumento en su inminente “Impreachment”

La defensa de Donald Trump y los senadores demandantes presentaron sus argumentos finales en torno al segundo “Impreachment” al que se someterá el ex mandatario. El magnate niega haber promovido el incidente del Capitolio en su discurso público.

Este proceso corresponde al segundo «Impreachment» contra Trump, instancia en que la defensa apelará a la libertad de expresión como argumento.

El ex lider de la nación aseguró que “claramente se trataba de la necesidad de luchar por la seguridad electoral en general”.

También puedes leer: Golpe de Estado en Birmania: Michelle Bachelet denunció arrestos arbitrarios

Según consigno el medio El País, el equipo defensor declarará que en ningún momento el ex mandatario promovió algún tipo de insurrección en sus partidarios. En esta línea, expresarán que su cliente se vio en la necesidad de expresar sus ideas amparado por la libertad de expresión.

El informe emitido, de 14 páginas en total, subrayó que “se niega que el 45° presidente de Estados Unidos haya cometido alguna vez una violación de su juramento”. El documento sostiene que Trump actuó en favor de sus deberes como mandatario. De igual manera, comentan que siempre procedió a fin de conservar la estabilidad de la nación.

 “Se niega que el presidente Trump haya incitado a la multitud a participar en un comportamiento destructivo. Se niega que la frase ‘si no luchan como el demonio ya no van a tener un país’ tuvo algo que ver con la acción en el Capitolio” comunicaron los abogados defensores.

Argumentan que su intención fundamental era la defensa del proceso electoral propiamente tal. “No disfruta de las protecciones de la libertad sobre las que se fundó esta gran nación, donde la libertad de expresión y, de hecho, la libertad de expresión política forma la columna vertebral de todas las libertades estadounidenses” exclamaron.

Los senadores demandantes

Por otro lado, los 9 senadores implicados en la acusación mantienen, en su informe de 80 páginas, que Donald Trump “puso en peligro a nuestra República e infligió heridas profundas y duradera y puso en peligro la vida de cada uno de los miembros del Congreso».

“La responsabilidad del presidente Trump por los eventos del 6 de enero es inequívoca” añadieron los legisladores. Recalcaron que el ex presidente intento utilizar cualquier herramienta para conservar su cargo.