Imagen:
Categorías
America

Murió paciente que recibió dióxido de cloro tras orden judicial para tratar Covid-19

Murió el paciente que recibió dióxido de cloro para tratar el Covid-19 en el sanatorio Otamendi en Argentina, el tratamiento fue suministrado tras una orden judicial.

Precisamente la comunidad médica rechazó el tratamiento el cual no está autorizado. Fue un médico quien sugirió suministrar el dióxido de cloro e ibuprofeno al hombre de 92 años, a lo que la clínica se negó.

«El médico que lo trataba sugirió el dióxido de cloro y el ibuprofeno inhalado y el Otamendi se negó a hacer el tratamiento», dijo el abogado del paciente, Martín Sarubbi según Clarín.

Lee también Papa Francisco autorizó que mujeres sean acólitos y lean la palabra de Dios

Producto de esta situación se presentó un recurso de amparo que la justicia aplicó y obligó al recinto de salud administrar el tratamiento. Tras recibir el dióxido de cloro, el hombre de 92 años murió a las 24 horas.

«Luego de aplicación, el paciente empeoró en lo respiratorio y murió a las 24 horas», confirmó Clarín.

«El sanatorio siguió dilatando el tratamiento. La realidad es que el dióxido no está prohibido. La Anmat lo desaconsejó, pero no lo prohíbe. El hombre fallece a causa por una infección intrahospitalaria y a causa de que se demora el tratamiento», manifestó el abogado.

El caso llegó a la justicia

El caso llegó a la justicia, porque la clínica no quiso suministrar el tratamiento que consiste en suministrar dióxido de cloro intravenoso e ibuprofenato de sodio en nebulizaciones.

Esto debido a que no está autorizado por la Administración Nacional de Medicamentos y Tecnología Médica (ANMAT). La justicia en el recurso se basó en la solicitud de la familia del paciente, quienes estaban desesperados para administrar un tratamiento que le salvara la vida.

Existió polémica tras el fallo de la justicia, incluso hubo manifestaciones de los médicos. Este tratamiento no es utilizado en casi ningún lugar del mundo, salvo Bolivia, que lo autorizó hace poco.

Finalmente el paciente murió y ahora se presentarán acciones legales contra el recinto, culpándolo de la demora en realizar el tratamiento.