Terrible drama familiar: Velaban a su hija y al abrir el ataúd se percataron que era otra persona

Un terrible accidente se registró en la autopista de Circunvalación de Córdoba, Argentina, cuando un automóvil, según relatan testigos, terminó prácticamente volando y rebotando sobre la tierra para finalizar cayendo en una zanja, mientras que uno de sus ocupantes salió eyectado alrededor de 30 metros del lugar del impacto.

El brutal incidente se registró cerca de las 09:00 horas del 1 de enero del año 2021, cuando seis jóvenes – tres mujeres y tres hombres – a bordo de un Peugeot 408 protagonizaron el fatal suceso tras perder el control del auto y chocar con los separadores de vía, lo que generó el volcamiento del vehículo.

El accidente terminó con la vida de Eliana Benítez, de 20 años, Candela Bonaldi Martínez, de 21 y un menor de 16 años, mientras que el conductor y los otros dos acompañantes también resultaron heridos, pero tras la intervención médica, ya lograron ser dados de alta.

Lee también:

La situación generó la desazón de las familias de ambas jóvenes, pero su drama no terminaría ahí, ya que en medio del dolor, vivieron una insólita situación provocada por un error de la empresa fúnebre que estaba a cargo del velatorio de ambas.

Debido a las restricciones por la pandemia de coronavirus la duración de las despedidas se redujo a tan sólo tres horas. Así, el velorio de Eliana se llevaría a cabo el sábado de 10:00 a 13:00 horas y el de Candela iba a ser de 13:00 a 16:00 horas.

Sin embargo, hubo una confusión entre los féretros de las víctimas y los familiares terminaron enterrando el cuerpo equivocado.

La lamentable situación fue narrada por Nadia Benítez, quien en declaraciones a TN sostuvo que «la velamos a cajón cerrado. Estuve una hora llorando sobre el supuesto cajón de mi hermana».

La confusión quedó al descubierto, relató la hermana de una de las víctimas, cuando «la madre de Cande nos pregunta si Eli usaba anillos. Ellos no habían podido ver el cuerpo. Pero abrieron el cajón, le tocaron la mano y vieron los anillos. Cande tenía un tatuaje en uno de sus brazos que la madre no se lo vio, y tampoco usaba anillos».

Ante lo ocurrido, la familia de Eliana Benítez llamó a la casa funeraria para comprobar el error y pidió realizar diligencias en medio del velatorio.

Así que solicitaron abrir el féretro y, tras la primera postura negativa de hacerlo, accedieron al pedido y quedó al descubierto la lamentable confusión.

«Cuando mi mamá llegó a la empresa primero no querían abrir el féretro, pero después lo hicieron. Ahí mi mamá corroboró que quien estaba ahí era mi hermana, y el cuerpo de Candela era el que nosotros habíamos velado y enterrado”, admitió Nadia.

Ante la situación, ambas familias presentaron acciones legales contra la funeraria argumentando que «no queremos que se vuelva a repetir».

Te interesa:

Chileno protagonista de ‘The Mandalorian’, Pedro Pascal, es el actor más popular del mundo