Saltar al contenido

Encuentran muestra viva de coronavirus en paquetes de bacalao importado en China

10/19/2020

China encontró, por primera vez, una muestra viva de coronavirus en los embalajes de paquetes de bacalao congelado importado recibidos en el puerto oriental de Qingdao, sitio donde ocurrió el último rebrote en el país.

El Centro de Prevención y Control de Enfermedades de China señaló que se trata de «la primera vez que se ha confirmado fuera de un laboratorio que este nuevo coronavirus puede sobrevivir durante un largo periodo en el exterior del empaquetado de productos en condiciones especiales de transporte refrigerado».

Esto podría significar que «el coronavirus usa los productos refrigerados como portadores», lo que posibilitaría su propagación «transfronteriza y a larga distancia», señaló el diario estatal Global Times.

«Los virus supervivientes en la superficie de los productos podrían infectar a quien entre en contacto con ellos sin usar protección», lo que pone una situación especialmente arriesgada a los trabajadores del sector, afirman las autoridades sanitarias.

Sin embargo, aseguraron que no se han detectado hasta el momento contagios de coronavirus a través de la ingesta de alimentos, por lo que consideran «muy bajo» el riesgo de infección para el público general.

Cabe destacar que la fuente no especificó de dónde procedía el paquete con el embalaje infectado.

Autoridades sanitarias

Según consignó el Global Times, el subdirector del Departamento de Biología de Patógenos de la Universidad de Wuhan, Yang Zhanqiu, opinó que este descubrimiento «ayuda a avanzar en la investigación sobre la capacidad de supervivencia del virus, sobre su estructura vital y, lo más importante de todo, sus orígenes».

De este modo, la autoridad China señaló que si la secuencia genética del coronavirus detectado en los paquetes de bacalao coincide con la hallada en humanos, podría abrir la posibilidad de que se origine a través de criaturas marinas, y no murciélagos o pangolines.

Recordemos que la semana pasada, las autoridades chinas concluyeron que el origen del rebrote en Qingdao, se debió precisamente a que dos estibadores del puerto se infectaron con el virus.