Saltar al contenido

«Viví uno de los días más tristes de mi vida»: Médico fue agredido por familiares de un paciente de COVID-19

10/01/2020

Un médico residente en el hospital de Orán, en Salta (Argentina), decidió renunciar y hacer pública una triste carta donde cuenta el sacrificio que implica su trabajo tras su renunciar luego de haber sido agredido por los familiares de una víctima de COVID-19.

A través de un extenso escrito, el profesional relató lo complicado que fue desempeñarse como profesional de la salud en medio de la pandemia en su país.

Daniel Gatica explicó cómo es estar horas sin siquiera poder tomar agua, ir al baño, dormir parado, atender hasta 60 pacientes en un turno donde ya no hay camas y sobre todo al tener que lidiar con el episodio de violencia por parte de una familia.

Específicamente, el médico argentino explicó como resultó agredido, detallando que fue víctima de un apedreamiento por parte de los familiares de un paciente que acababa de fallecer como consecuencia del Covid-19

La carta

“Hoy viví uno de los días más tristes de mi vida como profesional. Sentí el peso de esta maldita pandemia. Hoy, 13 de septiembre, dije: ‘Basta, basta’. Fueron 12 días de puro estrés, de solo dar malas noticias, de tener que estar en todos lados, de no dormir, de comer lo que venga, de no tomar agua por horas y horas, de no poder ir al baño…” comienza explicando.

“Me cansé de atar con alambre, de hacer lo imposible, de seguir protocolos que sabemos que no sirven, de tener que elegir a quien dar una cama y a quien darle un tubo de oxígeno semivacío y una camilla o una silla. Me cansé de salir a las 15 y volver a las 18, y salir dos días después, sin tener donde bañarse ni cambiarse, total SOMOS RESIDENTES. ¿Todo para qué? Para recibir esto… una agresión física y al alma de una sociedad hipócrita e injusta que cuando se tenía que cuidar, todo era joda y joda, y hoy lloran a sus muertos y reclaman atención”, dijo.

Tras agradecer a las personas que se preocuparon por él, agregó: “Hoy digo ‘basta’. Hoy siento que fracasé. Hoy dejo el lugar que amé, el lugar que me enseñó, que me guió, que hizo lo bueno y lo malo que soy”.

“Hasta aquí llegó mi salud mental, mi esfuerzo físico y espiritual, no da para más. Esta pandemia sacó lo peor de todos, gente que solo le calienta la guita (dinero) y gente que no da más y no cobra nada”, finalizó.