Saltar al contenido

Condenan a muerte a hombre y su pareja por asesinar a su hijo de 7 años en Marruecos

10/01/2020

El Tribunal de Apelación de Tánger, en el norte de Marruecos, condenó a muerte a una pareja que mató y mutiló a un niño, hijo del hombre de su ex matrimonio.

La pareja fue acusada por «homicidio voluntario con premeditación», por el uso de «actos de barbarie contra familiares descendientes» y por «mutilación del cadáver», de acuerdo a lo que informó la agencia oficial MAP.

Los esposos también deberán pagar una multa de 500 mil dirhams (45.000 euros) a la familia de la víctima.

El macabro crimen ocurrió el pasado noviembre cuando se encontraron restos del cadáver de un niño en un vertedero de Larache (norte del país).

Las investigaciones llevaron al domicilio familiar de la víctima, donde aparecieron otras partes del cadáver escondidas dentro del frigorífico.

Además se reveló que el padre del niño y su actual pareja tomaron la decisión de estrangularlo y desmembrarlo en su casa, tras constantes disputas con la madre del menor por el pago de la pensión familiar.

Pena de Muerte

El caso originó una enorme conmoción social en el país.

La condena se da en un momento de indignación social por otro suceso terrible en Marruécos: el secuestro, violación y asesinato de un niño de 11 años, a manos de un vecino que lo enterró cerca de su casa.

Este caso y otros similares revivieron las exigencias para aplicar la pena de muerte contra los pederastas e infanticidas.

Una encuesta que se realizó en julio de 2018 por el centro de investigaciones sociológico «Sinergia» demostró que:

El 44% de los ciudadanos marroquíes están a favor de aplicar la pena capital en los casos de pederastia, y el 18% reclaman una condena a perpetuidad.

La sentencia a muerte se suele dictar en Marruecos en sucesos que crean gran conmoción social, como los infanticidios o el terrorismo.

Sin embargo, el país aplica una moratoria (no declarada) sobre la pena máxima desde 1994, fecha en que tuvo lugar la última ejecución.

Existe un movimiento abolicionista apoyado sobre todo por partidos laicos y organismos pro derechos humanos.

Pero los islamistas y los partidos conservadores se niegan a retirar la pena capital de la legislación marroquí.