Saltar al contenido

Estudio afirma que observar animales tiernos puede ser bueno para la salud

09/28/2020

En una revelación que no debería sorprender a nadie, afirma que observar animales tiernos es beneficioso para la salud, ya que en algunos casos reduce la ansiedad hasta en un 50 por ciento.

Si alguna vez has visto una recopilación de 12 minutos de adorables gatitos y te has sentido un feliz, no es una sorpresa.

La Universidad de Leeds, West Yorkshire, Inglaterra quería ver si existía ciencia en la forma en que nos sentimos después de ver animales lindos en nuestros dispositivos.

El estudio involucró a 15 estudiantes que debían tomar un examen 90 minutos después de la sesión, junto con cuatro miembros del personal académico que dijeron sentirse estresados en el trabajo.

Los investigadores pidieron a los participantes que vieran imágenes y videos de hermosos animales durante 30 minutos y se les realizaron pruebas de presión arteria, frecuencia cardíaca y se les pidió que clasificaran sus niveles de ansiedad.

La Dra. Andrea Utley, profesora asociada de la Universidad de Leeds, le dijo a CNN : «Había algunos gatitos, había cachorros, había bebés gorilas. Había quokkas. Ya sabes, las especies habituales que cabría esperar».

El estudio se realizó en el Reino Unido durante diciembre de 2019, que se eligió específicamente porque los fríos meses del invierno europeo pueden hacer que algunas personas esten menos felices.

Se esperaba que la prueba de 30 minutos redujera los niveles de ansiedad y relajara la presión arterial.

El Dr. Utley dijo: «Me sorprendió gratamente que durante la sesión, cada medida de cada participante se redujo un poco: reducción de la frecuencia cardíaca, reducción de la presión arterial».

«Cuando se fueron, volvieron a llenar el cuestionario e indicaron que se sentían menos ansiosos».

Resultados

La presión arterial promedio de las personas que participaron en el estudio bajó de 136/88 a 115/71, que es un muy bien indicador.

En tanto, la frecuencia cardíaca promedio cayó un 6.65 por ciento a 67.4 latidos por minuto. La ansiedad se redujo en un 35 por ciento en promedio, cayendo hasta un 50 por ciento en algunos casos.

Para medir la ansiedad, los participantes utilizaron una herramienta de autoevaluación que los médicos utilizan para diagnosticar qué tan ansioso está alguien.

Como era de esperar, los participantes encontraron mucho más estimulantes los videos más en comparación con las imágenes y prefirieron los que tenían animales interactuando con humanos.

Se organizaron más pruebas para ayudar a consolidar estos hallazgos, sin embargo, tuvieron que posponerse debido al coronavirus. Se espera que se realicen varios estudios más en los próximos meses.