Descubrimiento inexplicable: Astrónomos hallan posibles indicios de vida en Venus

Se ha descubierto algo inesperado en la atmósfera de Venus, el planeta más cercano a la Tierra.

Dos telescopios en Hawai y Chile (ALMA), detectaron en las densas nubes venecianas la firma química de la fosfina, un gas nocivo que en la Tierra solo está asociado con la vida, según un estudio publicado el lunes en la revista Nature Astronomy.

Si bien nadie dice que se trata de extraterrestres aún, algún tipo de microorganismo está en la lista de posibles explicaciones pues los especialistas han encontrado allí por primera vez una sustancia química que no debería estar flotando sobre el planeta. 

La presencia del gas no es suficiente para decir con certeza que Venus alberga formas de vida, pero el hecho de que exista indica que algo está sucediendo allí que no comprendemos completamente.

El gas en cuestión se llama fosfina, una molécula tóxica y explosiva con un olor persistente a ajo y pescado muerto. Los astrónomos descubrieron el gas putrefacto que acecha dentro de una capa de nubes en Venus, donde las temperaturas son bastante cercanas a las de nuestro planeta. 

«Cuando obtuvimos los primeros indicios de fosfina en el espectro de Venus, fue un shock», indicó la líder del equipo, Jane Greaves, de la Universidad de Cardiff.

Aún falta

El equipo cree que su hallazgo es significativo pero admite que confirmar la presencia de «vida» necesita de mucho más trabajo.

No es una prueba irrefutable”, dijo el coautor del estudio David Clements, astrofísico del Imperial College of London. “Ni siquiera son residuos de disparos en las manos de su principal sospechoso, pero hay un olor distintivo a cordita en el aire que puede estar sugiriendo algo»..

En la Tierra, solo hay dos formas en que se puede formar la fosfina, dijeron los autores del estudio.

Uno está en proceso industrial. (El gas se produjo para su uso en la Primera Guerra Mundial).

La otra forma es como parte de algún tipo de función poco conocida en animales y microbios. Algunos científicos lo consideran un producto de desecho, otros no.