Imagen:
Categorías
Europa

Esposo quiso sorprender a su mujer luego que le pidiera arreglar el jardín pero no salió como esperaba

Siempre es bueno darle una sorpresa a tu pareja, pero muy pocos eligirían instalar un enorme Tiranosaurio Rex en su jardín trasero.

Bueno, eso es exactamente lo que Adrian Shaw, de Lillington, Warwickshire (Inglaterra), decidió hacer por su esposa Deborah, después de que ella le pidiera que hiciera que el jardín se viera bien.

Los residentes observaron cómo llevearon el dinosaurio de 3,5 metros a su jardín, listo para cuando Deborah regresara del trabajo.

Al hablar con el Leamington Spa Courier sobre el plan, Adrian dijo: «Este proyecto es el resultado de la solicitud de mi esposa de hacer que el jardín ‘se vea bien'».

«Pensé que nada podría verse mejor en el jardín que una réplica de 3,5 metros de un T-Rex, así que compré uno», agregó el hombre.

«Supongo que el sueño de la mayoría de la gente es tener una réplica de 3,5 metros de un T-Rex devastador, pero no tienen el espacio ni los recursos para hacerlo. He sido muy afortunado de poder hacer realidad este sueño».

Además añadió que, «me imagino que mi esposa estará encantada cuando vea lo que hice con el jardín cuando llegue del trabajo».

«A ella le encantan las películas de Jurassic Park y ve todos los documentales de David Attenborough, así que no podía equivocarme con la compra», aseguró.

Sorpresa fallida

Pero la sorpresa resultó frustrada, porque su esposa fue al gimnasio y cuando regresó a casa estaba demasiado oscuro para ver al Tyrannosaurus acechando en el jardín.

No obstante, durante la madrugada, cuando la mujer sacó a su perro a orinar se topó con el animal de yeso y lo vio en todo su esplendor.

Y, lamentablemente para Adrian, no le fue tan bien como esperaba.

El sujeto explicó que, «mientras dormía profundamente, ella llevó al perro al piso de abajo, le abrió la puerta trasera y luego encendió la potente luz del jardín».

«Ella me contó su experiencia y solo se puede describir con ‘términos coloridos’, no fue muy agradable».

Pero si bien Deborah no reaccinó como el hombre esperaba, asegura que ella se recuperará, y que incluso le puso un nombre al gran dinosaurio.